Sucre al día

Ocariz: “Esto es lo que llamamos progreso popular”

Publicado el

Caracas, 9 de febrero de 2010.- En un acto marcado por el civismo y la organización se dieron cita los comerciantes informales del Municipio Sucre con la Dirección de Desarrollo Económico del Ejecutivo Municipal para otorgarle los respectivos permisos que les permitirán ocupar un puesto para ejercer sus funciones cumpliendo reglas establecidas.

En el kit que les fue entregado a los vendedores censados encontraron el permiso legal, a forma de contrato, firmado por la directora de rentas municipales de Sucre, María Lapi, en el que ambas partes se comprometen a cumplir con las condiciones establecidas y que debe ser guardado por el comerciante informal; adicionalmente se les entregó una placa con el nombre de la persona permisada, su foto y el tipo de mercancía autorizada y un carné que deben portar al cuello las personas que atiendan el puesto.

El alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz explicó que el fin último de estas medidas es formalizar el llamado comercio informal en una comunión entre el pueblo y las autoridades de la Alcaldía sin detrimento de los derechos de las partes: “Esto es lo que llamamos progreso popular. Sin reducir las capacidades de trabajo de estas personas ni sus fuentes de empleo, podremos habilitar zonas específicas y recuperar la Redoma de Petare”.

Jonathan Peña, vendedor de cachapas en Petare, se mostró complacido con el proceso: “fue más cómodo, más rápido y tendremos muchos beneficios, ahora será mejor para nosotros”. Mientras que Carmen Rumayo se declaró de acuerdo con la medida: “hasta el momento me parece muy bien, el cambio será mucho mejor”.

De esta manera los comerciantes también disfrutarán de beneficios importantes, pues contarán con un espacio propio, seguro y limpio para atender a su clientela y la posibilidad de optar por un puesto en los cuatro mercados populares que se están construyendo actualmente en distintos sectores del Municipio y que se planea tener listos para mediados de año.

Una vez culminada la construcción de los mercados se irán reubicando a los vendedores para que puedan disfrutar de cómodas condiciones de trabajo: Instalaciones sanitarias óptimas para los vendedores y los clientes, estructuras planas, debidamente techadas y fácilmente transitables, puestos personalizados e intransferibles y transporte público cercano que facilite el traslado de los trabajadores y la afluencia constante de clientes.

Este proceso comenzó con un censo en el que se integró a los distintos vendedores informales del municipio y se hizo un estudio de sus funciones según el ramo que estén atendiendo y las necesidades de los distintos sectores que ocupan. A partir de ese estudio se otorgaron prioritariamente más de dos mil permisos, cuyos dueños ya están al tanto de las condiciones a cumplir y que pueden ocupar sus puestos de inmediato.

Entre las principales normas que se establecen para mantener vigente el permiso están las de respetar el tamaño máximo de los puestos de un metro por metro y medio (1×1,5m), cumplir con el horario establecido y los días de paradas, no tomar de manera ilegal agua y luz de las tomas públicas, mantener limpio el espacio ocupado, contar con puestos removibles y no vender, traspasar o regalar su permiso.

Por último, Ocariz también se mostró orgulloso del carácter pacífico con que se desarrolló el proceso y de la cooperación del sector comercial: “Esto es un sueño para mucha gente, durante mucho tiempo pensaban que era imposible recuperar Petare, pero aquí estamos demostrando que sin un solo planazo y sin bombas lacrimógenas estamos organizando la economía informal y recuperando un espacio importante para el tránsito público”.

Esta entrada fue publicada en Noticias.