Sucre al día

Alcaldía de Sucre ve invadida su autoridad en materia de tránsito

Publicado el

Tras una evaluación concienzuda y exhaustiva de diversas propuestas para aliviar el pesado tránsito vehicular que se acumula en la av. Francisco de Miranda, el Instituto Autónomo Municipal de Transporte de Sucre (Imat) acordó un plan en tres etapas que incluye desviar por la calle París a aquellos conductores que pretendan conectar con la av. Sanz de El Marqués y que ha generado controversia con vecinos de La California que, movidos por instancias nacionales como el Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT), se oponen a la demarcación en sentido inglés que se colocará ahora en la calle París.

El alcalde Carlos Ocariz, aunque se mostró abierto a recibir cualquier queja o propuesta de parte de los vecinos organizados, explicó el verdadero motivo del proyecto y la potestad que tiene el Ejecutivo Municipal para aplicar la medida: “Este es un plan serio y bien desarrollado que contiene varias etapas: la ampliación de canales en la av. Francisco de Miranda, la mudanza de las paradas de transporte público y la eliminación del cruce en el Unicentro El Marqués hacia la av. Sanz. Lo importante es destacar que la Alcaldía tiene potestad de implementar estas modificaciones y que lo hace con la mejor voluntad de beneficiar a los vecinos”.

Las palabras del Ocariz se ven soportadas por el artículo 7 de la Ley de Transporte Terrestre que, en cuanto a las competencias, otorga a los municipios la libertad de disponer en esta materia: “Es de la competencia del Poder Público Municipal, en materia de transporte terrestre (…) la ingeniería de tránsito para la ordenación de la circulación de vehículos y personas”, facultad que se ratifica en el artículo 56, numeral 2-B, de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal: “La vialidad urbana, la circulación y ordenación del tránsito de vehículos y personas en las vías municipales y los servicios de transporte público urbano”.

La controversia alcanzó su punto más álgido la noche del 29 de marzo cuando un reducido grupo de vecinos salió a protestar a la calle París en contra de la modificación propuesta por la Alcaldía y movido por grupos adeptos al oficialismo, lo que la presidenta del Imat, Carla Natera, considera un saboteo a la gestión: “Este es un proyecto técnico y serio, derivado de un Estudio de Mejoras en el Transito en 6 Intersecciones de la Francisco de Miranda, comprendidas entre la Santa Ana y la San Francisco de Macaracuay, hubo una reunión con los vecinos de la zona en la que se presento el estudio y se les explicó en qué consistía el proyecto y cuáles serían los beneficios; igualmente se atendió a los vecinos en el Imat quienes manifestaron dudas sobre el mismo, y además se había acordado la aplicación de la medida. Estas acciones de saboteo emprendidas por el INTT quien, con contingente de la Guardia Nacional, Policía Metropolitana y patrullas del Vivex, procedió con su cuadrilla de obreros a borrar la demarcación realizada por la alcaldia necesaria para ejecución del proyecto. Esta actuación representa una violación a las competencias de la Alcaldía”

El grupo de manifestantes esgrimía que para realizar este tipo de modificaciones viales la Alcaldía necesitaba de la aprobación de INTT, argumento que Natera desmiente invocando los citados artículos de la Ley de Transporte Terrestre y de la Ley Organica del Poder Público Municipal: “El INTT no tiene competencia en la demarcación de vías urbanas, y ellos deberían trabajar en el reordenamiento del caos del transporte publico q tiene lugar en el área de influencia de la sede de este instituto donde proliferan gran cantidad de transportistas que cubren rutas cuya regulación y control le compete directamente al INTT. Ellos deberían hacer su trabajo y dejarnos hacer el nuestro”.

Natera también argumentó que la importancia de la mejora vial sobrepasa los intereses de un reducido grupo de vecinos: “Con esta medida podemos alcanzar un bien mayor. La avenida Francisco de Miranda está colapsada y la avenida París tiene las condiciones para lograr un esquema de circulación mucho mas eficiente que redundaría en notables mejoras en el transito del todo el sector. Si bien existen algunas personas que consideran que el ruido por el paso de vehículos podrá disminuir su calidad de vida, muchas más personas se verán beneficiadas por el rápido flujo en la avenida, se trata de buscar el bien mayor”.


Esta entrada fue publicada en Noticias.