Sucre al día

El arte de caminar, o el arte que camina

Publicado el

DSC03608 fb (2)Caminar es avanzar, los estudiosos convienen en recomendarlo, caminas y piensas más, caminas y te curas en salud, caminas y como dice el poeta haces camino. Petare camina. Así es la realidad, así también se llama un programa municipal que busca no solo la buena marcha sino el rescate de la calzada para el paso y el reencuentro. Ayer en cortejo sonriente, y a hombros de los petareños, descendió por la calle Las Tunitas desde el Centro Histórico y hasta la esquina del Muro, en la Francisco de Miranda, el león tamaño natural que permanece orondo, a sol y a sombra en el patio de las esculturas del Museo de Arte Popular de Petare Bárbaro Rivas desde que Caracas cumplió sus 444 años; entonces fueron pintados 44 felinos emblemáticos por distintos artistas como homenaje a la ciudad, cada uno tiene para ser reverenciado un hábitat particular.

León en mitad del camino, león pintado por José Cheo Pérez, artista lugareño, león que es un mapa de esa zona inmensa que es Petare y por cuya redoma pues caminan, van y vienen, se desplazan y hacen conexiones aproximadamente medio millón de personas cada día –saturadas las aceras y las calles-, es su figura de fibra de vidrio, como la imaginó Ricardo Benaím, un lienzo donde está el Municipio Sucre completo, el Avila, las barriadas petareñas, la Iglesia del Dulce Nombre de Jesús, el Parque del Este, el trapiche de la hacienda La Urbina, la Casona, los indios Mariche: un mapa en las ancas, el lomo, las patas, la cola, la melena, que devino imán. Los viandantes se tomaban fotos con él, lo miraban con atención intentando adivinar su contenido, lo convirtieron en depósito de sus cuitas: “Ay León, mejor sería que fueras un barco”, diría un magallanero. “León ¿qué comes tú? ¡porque yo lo que quiero es encontrar comida!”. “León ¿por qué estás aquí? ¡ten cuidado y te roban!”. “Este león es buenmozo, se parece a Capriles”. Durante una hora, el león quieto, íngrimo, se convirtió en performance. Un niño invidente, alentado por su madre, lo tocó, distinguió con sus dedos curiosos la melena poderosa del animal, lo abrazó y sonrió con esta sorpresa en su ruta a casa.

DSC03624 fb (2)¿Por qué? Ocurrencia de Carmen Sofía Leoni, directora del museo, la pieza fue colocada en la acera sur de la avenida a modo de señuelo, con la idea de provocar la curiosidad y convocar al viandante a la exposición que será inaugurada el 21 en el territorio del león –el Museo de Arte Popular Bárbaro Rivas-, este mes de febrero, mes aniversario de Petare: cumple 395 el 17.

El lema de la Alcaldía de Sucre es Petare por buen camino. Y allí, junto al muro donde los domingos hay zanqueros o La Rana Encantada cuenta cuentos se intenta llamar la atención hacia el arte y la convivencia con el programa Petare camina. Luego del revuelo que provocara el león cargado en fila nadie dudará que Petare llega a sus 395 marcando el paso.

DSC03638 fb (2)Esta nota debe anunciar los zanqueros, las actividades deportivas en la Plaza Sucre del Centro Histórico y hablar de los disfraces a propósito del Carnaval. Pero se decanta por otros derroteros. Como dice el escritor Gustavo Valle, “con Guillermo Sucre las charlas se daban caminando, lentamente, con ritmo, y fumando. En el pasillo de la escuela de Letras o en el sendero techado de tierra de nadie. Así la charla ganaba su engranaje. Caminar es mejor que el diván. Hay que escribir muchos elogios de la caminata. El que no camina (por gusto, por extravío) tiene el corazón seco”.